martes, 23 de agosto de 2016

España en México: Querétaro (1)


España en México: Querétaro (1)


 


Desde que hace varios años me regalaron en México esta impresionante novela histórica (publicada en 1987) he buscado, cada vez que regreso allí,  las huellas de  sus protagonistas, los emperadores Maximiliano y Carlota. Y también he seguido a su autor, Fernando del Paso, al que en 2015 le fue concedido en España el Premio Cervantes, que ha recibido el 23 de abril de este año 2016 con todos los honores en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares. 

Universidad de Alcalá de Henares

El "Premio de Literatura en Lengua Castellana Miguel de Cervantes, es el máximo reconocimiento a la labor creadora de escritores españoles e hispanoamericanos cuya obra haya contribuido a enriquecer de forma notable el patrimonio literario en lengua española".

 Varios autores mexicanos han recibido este importante premio (instituido en 1975): Octavio Paz en 1981, Carlos Fuentes en 1987, Sergio Pitol en 2005, José Emilio Pacheco en 2009 y Elena Poniatowska, en 2013... Y ahora Fernando del Paso en 2015

Entre los muchos homenajes que desde su concesión se le han brindado al autor, recuerdo uno muy entrañable en la Casa de América el 30 de abril de 2015, en la que el escritor (nacido en Ciudad de México el 1 de abril de 1935) estuvo emotivamente presente a través de una videograbación que había sido realizada con motivo de su 80 cumpleaños.

Casa de América

Con referencia concreta a su libro, "Noticias del Imperio" uno de los más valorados por la crítica desde su aparición,  Fernando del Paso contestó lo siguiente en una de las numerosas entrevistas:

"Desde pequeño me llamó la atención la historia de Maximiliano de Habsburgo, emperador mexicano entre 1864 y 1867, y de su esposa, Carlota. Un emperador rubio que fusilamos y su mujer que se volvió loca”. 

A Maximiliano le fusilaron en Querétaro, que es desde 1996 una ciudad Patrimonio Cultural de la Humanidad por..." La extraordinaria belleza de su patrimonio arquitectónico que ejemplifica una ciudad colonial, su dramática historia e inmenso bagaje cultural resultado de poseer una población multiétnica" y con un papel muy importante en la historia de México, que puede conocerse a través de la cantidad de monumentos que encontramos por toda la ciudad de  personajes que tuvieron una decisiva influencia en la misma.

A la Corregidora de Querétaro Josefa Ortiz de Domínguez
 
El libro de Fernando del Paso se incia con esta cita:

 En 1861, el Presidente Benito Juarez suspendió los pagos de la deuda externa mexicana. Esta suspensión sirvió de pretexto al entonces emperador de los franceses, Napoleón III, para enviar a México un ejército de ocupación, con el fin de crear en ese país una monarquía al frente de la cual estaría un príncipe católico europeo.
El elegido fue el archiduque austriaco Fernando Maximiliano de Habsburgo, quien a mediados de 1864 llegó a México en compañía de su mujer la Princesa Carlota de Bélgica.
Este libro se basa en este hecho histórico y en el destino trágico de los efímeros Emperadores de México. 

Una importante  vinculación de estos hechos con España se encuentra en el hecho de que Napoleón III estaba casado con la española Eugenia de Montijo que, según nos relata Fernando del Paso, tanto tuvo que ver con la tan descabellada decisión.
    
El joven matrimonio se "embarcó", en el sentido real y en el metafórico, a bordo del "Novara" rumbo "al país de los 18 climas y los 400 volcanes" y desembarcaron en el puerto de Veracruz...

Atrás dejaron,  su precioso Castillo de Miramar en Triestre, frente al azulísimo mar Adriático, que no volverían a habitar...

El libro, que tardó 10 años en ser escrito (de 1976 a 1986) ,  nos cuenta prolijamente una desgraciada historia real en la que vemos, como si de un tablero de ajedrez se tratara, las diversas "jugadas" de los personajes de cada país, calculadas y astutas para su propio beneficio, y que condujeron a dar "mate" al rey que, por otro lado, igual que la reina, estaban jugando una partida equivocada y además no fueron hábiles ni oportunos en sus jugadas... a consecuencia de todo ello el rey es ajusticiado y la "reina", se vuelve loca....

Se nombra infinidad de veces a Querétaro, ciudad que fue último reducto de las tropas imperialistas de Maximiliano y por ello  victima de un tremendo asedio por las republicanas de Benito Juárez. Todo lo relata el libro, que es una verdadera catarata de informacion, no sólo de los hechos concretos, sino de los orígenes y repercusión de los mismos tanto en Europa como en América.

 Doce capítulos de los veintirés de que consta se situan en 1927 en el Castillo de Bouchout (Bruselas) y son los desgarrados monólogos de Carlota 60 años después del fusilamiento de Maximiliano. Ella regresó a Europa a pedir ayuda a todas las cortes europeas, incluido el Vaticano, una vez que Napoleón III ordenó el regreso de su ejército dejando solo a Maximiliano... Carlota sobrevivió a todos y a todo sumida en la locura y encerrada... El libro termina con este párrafo...

Yo soy María Carlota Amelia Victoria Clementina Leopoldina, Princesa de la Nada y del Vacío, Soberana de la Espuma y de los Sueños, Reina de la Quimera y del Olvido, Emperatriz de la Mentira: hoy vino el mensajero a traerme noticias del Imperio, y me dijo que Carlos Lindbergh está cruzando el Atlántico en un pájaro de acero para llevarme de regreso a México.

Al visitar en Ciudad de México el  Castillo de Chapultepec  y recorrer sus estancias, galerias y jardines, se va reconstruyendo una parte de la historia de Maximiliano y Carlota que aquí fijaron su residencia, cambiando su nombre por el de Miravalle...por las preciosas vistas de todo el bosque de Chapultepec y del valle que se divisaba a sus pies desde sus terrazas...

 


El Paseo de Reforma desde Chapultepec ahora 

Hoy lo que vemos a los pies del bosque es el Paseo de la Reforma, que debe su origen y trazado a Maximiliano que deseaba facilitar el recorrido desde Chapultepec hasta el Palacio Nacional, en la magnífica plaza del Zócalo, a unos tres kilómetros y medio.

Tambien están los retratos de ambos pintado por Albert Graefle en 1865 (el de Carlota es el de la portada del libro) y los de sus "mentores" Napoléon III y Eugenia de Montijo. Y se cuenta toda la historia.
 
 

  En una de las cartelas leemos:  Maximiliano, hijo de la casa austriaca de los Habsburgo, fue el primer descendiente de los Reyes Católicos en cruzar el atlántico y pisar suelo americano

Se refieren  a que Felipe "el Hermoso", segundo hijo de Maximiliano I de Habsburgo y de María de Borgoña, se casó con Juana "la Loca", hija de los Reyes Católicos y así llegó a ser rey de Castilla en 1506 y antecesor de la Casa de Habsburgo en España ya que el hijo de ambos, Carlos, heredó y unió las coronas de sus dos regios abuelos...Carlos I de España y V de Alemania...

Carlota, por su parte era de ascendencia Sajonia Coburgo, e hija de Leopoldo I, rey de Bélgica.
    
En Querétaro hay tres lugares especialmente relacionados con Maximiliano: el convento de la Cruz donde fue vencido y capturado por el ejercito republicano de Benito Juárez, la iglesia de las Teresitas donde estuvo detenido, y el Cerro de las Campanas donde fue fusilado. 

Respecto al convento de la Cruz, de gran importancia en toda la historia de Querétaro, fue desde el 13 de marzo de 1867 el cuartel general de Maximiliano...y más tarde su prisión 

 
 Del 13 de marzo al 15 de mayo de 1867 esta celda fue la habitación del Archiduque de Austria FERNANDO MAXIMILIANO JOSÉ , y su primera prisión del 15 al 17 del mismo mes de mayo. Comisión Local de Turismo 1945


 Dos días más tarde fue llevado a una celda en el convento de la iglesia de las "Teresitas"



Y de aquí, tras su juicio, al Cerro de las Campanas, donde fue fusilado en compañía de sus leales generales,  Miguel Miramón y Tomás Mejía


 Hoy el Cerro es un alegre parque municipal... hay un museo que no pude visitar, y en todo lo alto una estatua de Benito Juárez


 En su pedestal una frase: Entre los individuos como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz. Juárez 1806 - 1872



Del fusilamiento existen fotografías y en ellas se documentó el gran Manet para pintar un cuadro que fue todo un escándalo en la Francia de Napoleón III y Eugenia de Montijo... La noticia del fusilamiento llegó a París en plena Exposición Universal... y los soldados que fusilan a Maximiliano se visten como los soldados franceses, en una clara alusión a que fue Francia y su emperador el que abandonó y llevó a Maximiliano a la muerte... Prohibieron la exhibición del cuadro, pero nada pudo impedir su éxito y su repercusión política.

Ejecución del emperador Maximiliano, 1867. Óleo sobre lienzo, 252 x 345 cm. Mannheim, Städtische Kunsthalle



Otra vinculación con España es la desconocida circunstancia que llevó al famoso creador de Don Juan Tenorio a México. Al visitar la casa de Zorrilla en Valladolid me sorprendió ver sobre uno de los muebles una fotografía de Maximiliano I... pero es que yo desconocía que Zorrilla vivió una temporada en México y mantuvo una estrecha relación con el infortunado y efímero emperador, que le nombró su "lector" y, más tarde, director del Teatro Nacional. Una vez en España, en 1866, cuando se enteró de su fusilamiento al año siguiente, sufrió un enorme disgusto y escribió una obra titulada "El drama del alma" sobre estos hechos.

En el libro de Del Paso se relata que el juicio a Maximiliano y a los dos generales en Querétaro ... "se celebró en el teatro Iturbide de la ciudad, en cuyo techo, en aquel momento aparecían pintados 7 dramaturgos mexicanos y dos españoles, uno de ellos Zorrilla, amigo de Maximiliano"



San Junípero Serra OFM (1713-1784) Apóstol de la Sierra Gorda y de las Californias. Santiago de Querétaro Qro. Septiembre XXIII AD MMXV


Pero aún  hay otra vinculación de Querétaro con España, y es e la figura de Fray Junípero Serra, fraile franciscano, nacido en Petra (Mallorca) en 1713 y fallecido en Monterrey (México) en 1784.  Ha sido canonizado en 2015 por el Papa Francisco. Él fundó nueve misiones en la Alta California (cuando era aún territorio mexicano) y presidió otras quince.



Llegó a Veracruz en 1749 y con otro fraile decidió hacer a pie los quinientos kilómetros que le separaban de Ciudad de México. Una vez alli fue destinado a un pueblo de la Sierra Gorda de Querétaro, donde permaneció nueve años, y al tiempo que predicaba enseñaba a los indigenas nociones de agricultura y ganadería, albañilería, carpinteria, herreria, a hilar y a tejer... y así iban creando pequeñas comunidades en torno a la misión y se mejoraban la calidad de vida de sus habitantes. Esta actuacion en Querétaro la extendió por todas las misiones que fueron fundando en California, cuando era aún parte de México (lo fue hasta 1848 en que fue obligada a cederlo a EEUU  como consecuencia de la guerra que habían mantenido entre 1846-1848)

Al eximio humanista Fray Junípero Serra. Civilizador de los pueblos Pames y Jonaces. Hombre egregio que vinculó la cultura hispana con las milenarias culturas indígenas de la Sierra Gorda, donde dejó la huella profunda de su entrega y solidaridad con la humanidad. El pueblo y gobierno de Querétaro al dedicar este monumento en el bicentenario de su muerte, rinden también rvido homenaje a los heoricos civilizadores que compartieron con él una hazaña imponderable. Querétaro 1984.


En reconocimiento a esta labor es  el único español que tiene una estatua en el Salón, Nacional de las Estatuas del Capitolio de  EEUU lugar donde se representan a los personajes más ilustres de la nación. Cada Estado sólo puede proponer dos nombres y a Fray Junípero le propuso el Estado de California. Querétaro también le honra con una estatua en la llamada Plaza de los Fundadores junto al Convento de Santa Cruz.

 Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

domingo, 7 de agosto de 2016

Pioz y su castillo



Llegamos a Pioz desde Alcalá de Henares por el Alto del Gurugú y,  dejando atrás Anchuelo y Santorcaz, decimos adios a la Comunidad de Madrid y entramos en la de Castilla la Mancha, concretamente en la provincia de Guadalajara. 


Pioz essituado entre los valles del Henares y del Tajuña, en la comarca de la Alcarria, a 25 km. de Guadalajara y a 22 de Alcalá de Henares, y es una de las villas que reconquistó Alvar Fáñez Minaya, al servicio del rey Alfonso VI, en 1085.
 
Busto de Alvar Fáñez Minaya en el paseo de las Cruces de Guadalajara



 Pasaron varios siglos y la villa se vio enriquecida con un castillo con amplio foso defensivo, del que a duras penas se conservan, orgullosamente aún en pie, sus muros y torres exteriores, pero tristemente ruinoso su interior




 Leemos la única información que junto a él se encuentra...

  Castillo siglo XV.
Construído en el sigl XV por orden de D. Pedro González de Mendoza, cardenal de España y canciller de los Reyes Católicos, a imitación de otros castillos italianos. En él se combinan la estructura medieval y la arquitectura palaciega renacentista. Se trata de un castillo de llanura, situdo en medio de una meseta,  construído con piedra de silla caliza de la zona. De planta cuadrada, rodeado de una barbacana defensiva gruesa, rodeada por un podo, colmada por almenas y llena de saeteras, con tres torreones esquiners, una puerta principal, con puente levadizo y una poterna con una escalerilla estrecha y empinada en forma de zig zag.
El interior estuvo construído de forma palaciega, aunque su estado semiruinoso sólo conserva los cimientos y los basamentos de los distintos habitáculos  
 .

 

La silueta del castillo vista en la lejanía recuerda a otro castillo mandado construir por la familia de los Mendoza, en concreto por Diego Hurtado de Mendoza hermano del Cardenal en el pueblo de Manzanares el Real (en la cercana Comunidad de Madrid) en el último tercio del XV, pero que, afortunadamente, se ha conservado perfectamente.

El Cardenal Mendoza junto al Palacio del Infantado en Guadalajara

 Pedro González de Mendoza estaba totalmente enfrentado al  Arzobispo de Toledo Alonso Carrillo de Acuña, señor de las tierras de Alcalá y de Santorcaz donde ocupaba una fortaleza muy notable y visible en lo alto de dicha villa, a tan sólo 4 kilómetros de Pioz, así que Mendoza  mandó levantar este castillo defensivo en 1460, en su posesión de Pioz (heredada de su padre, el famoso Marqués de Santillana,  que la había recibido del rey Juan II - padre de Isabel la Católica - en agradecimiento a su fidelidad y servicios prestados). 



El castillo fue construído por el maestro de obras Lorenzo Vázquez , que estuvo muchos años, al servicio de los Mendoza (en Guadalajara proyectó el palacio renacentista de don Antonio de Mendoza que aún podemos admirar y también el suntuoso palacio del propio Cardenal desaparecido en un incendio en el XVIII) y es claramente defensivo en su exterior, como puede observarse, entre otros detalles por sus grandes saeteras, llamadas de "cruz y orbe", (adecuadas tanto para arcabuces como para ballestas) palaciego en su interior...

venerables ruinas  en su interior

 No obstante el Cardenal no llegó a habitar en él pues decidió, en 1469,  cambiar este señorío de Pioz y su iniciado castillo por la villa toledana de Maqueda,con castillo y muralla ya construída, a don Álvar Gómez de Ciudad Realsecretario del rey Enrique IV de Castilla, que fue quien lo terminó a finales del siglo y cuyos herederos lo han mantenido hasta principios del XIX, en que fue vendido. A partir de ahí ha pasado por varias manos privadas que no le cuidaronsufriendo todas las inclemencias del tiempo y sobre todo los despojos de los hombres... hasta que lo adquirió recientemente  el ayuntamiento...


Puerta de acceso al interior del castillo en la que se advierten los huecos donde se sujetaba  la puerta de entrada

Otra entrada oculta al castillo 
  
La torre del Homenaje es cuadrada hacia el interior y redonda en su exterior. El último propietario particular del castillo vació todas las torres, incluída ésta y las convirtió en enormes palomares...

Se advierte el hueco donde se encontraba el dificil acceso por escalera de caracol a la torre

 Hay por todos los sitios montones de piedras, machacadas, abandonadas...






Causa tristeza comprobar su abandono, que se hace más evidente después de haber visto hace unos días la fortaleza, iglesia y muralla de Santorcaz...


Y nos alejamos deseando un improbable milagro de restauración o al menos de adecentamiento que le devuelvan parte de su dignidad...




Unos bonitos campos de girasoles nos despiden

 Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons