domingo, 4 de febrero de 2007

Torrijos. Ruta del Lazarillo de Tormes por tres pueblos de Toledo. (3ª parte)


TORRIJOS


Ayuntamiento de Torrijos, Antiguo Palacio de Pedro I

Salimos de Escalona para visitar el último pueblo de esta ruta del Lazarillo de Tormes por Toledo: Torrijos. La carretera discurre por el puente que acabamos de recorrer andando y así comprobamos, al alejarnos, lo bien que destaca el castillo de Escalona.

 



Torrijos es una “ciudad viva” que encierra, junto a la gran colegiata del Santísimo Sacramento, el restaurado y notable ayuntamiento que fue castillo del Rey Pedro I, la Capilla del Cristo de la Sangre, animadas calles y plazas, parques y una restaurada estación del primitivo ferrocarril… Torrijos es, además, el lugar de nacimiento, en el año 1488 del gran arquitecto Alonso de Covarrubias

Pasamos junto a Maqueda y su también notable castillo, por el que pasó Lázaro, nuestro protagonista y enseguida llegamos a Torrijos, un pueblo muy grande pero bien señalizado. Conviene entrar a él por la señalización "Torrijos Oeste" y así se llega directamente hasta el magnífico ayuntamiento antiguo palacio del rey don Pedro I, el Cruel o el Justiciero, según le nombraran sus defensores o sus detractores en su día … Este palacio fue después convento y en el antiguo y bello refectorio, recién restaurado se ha instalado la oficina de Turismo.



"La (estatua) orante de Pedro I viste armadura de brazales, grebas y musleras sobre la finísima cota de malla y sobrevesta de brocado cortado a manera de escarcela. Lleva coraza corta, guantes y encima del manto real enriquecido un tiempo con flores de oro sobre fondo azul. De tamaño algo mayor que el natural es de alabastro.." 

Dra. Ángela Franco Mata. 
Nota. Esta es copia de la original que se encuentra en el Archivo Histórico Nacional.




A un paso está la elegante colegiata del Santísimo Sacramento que verdaderamente es de categoría. Se inició en 1509 y se concluyó en 1518… Su creación e historia están vinculadas a doña Teresa Enríquez a quien el Papa Julio II llamaba “la loca del Sacramento”. Su sepulcro y el de su esposo están en el coro. El gran retablo mayor está en proceso de restauración y parece  que en breve será terminado. Como también están restaurando la capilla del Cristo de la Sangre cuya venerada imagen fue traída desde Nueva España (México). Es un pueblo que sorprende por su monumentalidad y por su interés en conservar su patrimonio.
 



A 5 kilómetros de Torrijos está el pueblo de Val de Santo Domingo,  donde en una humilde casa de peones camineros nació el gran ciclista Bahamontes. Un desvío a la izquierda nos conduce por una recta carretera, hasta la Ermita de Santa Ana, que está en lo alto de un cerro donde, al parecer, se situó un castillo templario. Es un lugar muy ameno, y se contempla un extensísimo panorama…incluso en días claros dicen que se ve la Sierra de Gredos. Hoy no es el caso, pero ha merecido la pena subir.

El recorrido completo ha sido de 230 Km.