jueves, 28 de julio de 2011

Casas Mágicas: La Casa de Zuloaga.


LA CASA MÁGICA DE IGNACIO ZULOAGA EN ZUMAIA




Muchas veces los recuerdos se van enlazando como las cerezas del verano...Eso me pasa a mí ahora con las Casas-Museo que he ido visitando y que luego se van alejando en la memoria...Pero basta que tires de una para que salgan poco a poco las demás y también aquellas que aún no conoces pero que siempre has tenido deseos de visitar...



En esta ocasión rescato otra Casa-Museo que visité varias veces hace unos pocos años y que me dejó un gran recuerdo. Se trata de la casa familiar de Ignacio Zuloaga que se encuentra en Zumaia ese precioso pueblo de la costa vasca.


Llegando desde Zarautz, el camino por la costa por Getaria y pegado al mar es encantador, a la entrada de Zumaia se encuentra el Museo…Es un lugar idílico



En el año 2000 la Fundación BBVA patrocinó en su sede de Madrid (Paseo de la Castellana ) una Exposición titulada "De Goya a Zuloaga. La pintura española de los siglos XIX y XX en The Hispanic Society of América", con unos 60 espléndidos cuadros todos de autores españoles, cedidos por la citada Hispanic Society de New York. Así nos enteramos de que un americano llamado Archar Milton Huntington (1870-1955) se deslumbró por todo lo relacionado con España cuando, siendo un niño de 10 años, leyó un libro que contaba una historia sobre los gitanos en España y, a partir de ahi y cuando se hizo mayor, toda su ilusión y su fortuna, inmensos ambos, los puso a disposición de conocer y coleccionar todo lo relacionado con el Arte español: cuadros, esculturas, muebles, libros (más de 260.000 libros existen en su biblioteca), manuscritos inéditos etc. En 1908 se inauguró oficialmente el primer edificio de la Hispanic Society of América


Los mejores pintores de aquel tiempo plasmaron, por encargo suyo, los personajes, los paisajes y la vida de los pueblos y las ciudades de España... una cultura y una forma de vida que él quería que nunca se perdieran y que fueran conocidas por sus compatriotas. Especialmente conectó con Sorolla con quien llegó a establecer una gran amistad y fue quien le puso en contacto con otros pintores y le aconsejó para sus adquisiciones artísticas... Anglada Camarasa, Benedito, Beruete, Fortuny, Goya, López Mezquita, Raimundo y Ricardo de Madrazo y Garreta, y Federico de Madrazo y Kuntz, Joaquín Mir, Nonell, Pinazo, Rusiñol, Sorolla, Sunyer...y muchos más, estuvieron presentes en aquella memorable exposición...



Como lo estuvo Zuloaga, otro de estos pintores extraordinarios admirado por
Huntington. Ignacio nació en 1870 en Eibar, el país del acero, se crió influenciado  por las técnicas del taller de espadero damasquino de su padre, Plácido, y por las de su famoso tío Daniel, ceramista genial,  y  se dio a conocer como pintor en Madrid, en la Exposición Nacional de 1887. 

En 1889, pintó en Roma, un cuadro titulado El forjador, como un homenaje a la artesanía paterna. En 1890 llega a París y conoce a Rusiñol, junto al que descubre la figura del Greco adquiriendo dos cuadros suyos: La Magdalena y San Pedro que son llevados triunfalmente por las calles de Sitges hasta ser depositados en la casa (..y también actual Museo) de Rusiñol en esta villa.  

En 1893 se instala en Sevilla y allí empieza una de sus característica etapas, la de las “gitanas”. En 1897 y 98 es premiado en la exposición nacional de Barcelona y esto es como el inicio de todos los premios y reconocimientos internacionales que le trae el nuevo siglo, pues no sólo Europa, sino América (New-york, Chile, Buenos Aires...) se rinden a sus pinceles y a sus temas de paisajes, bodegones, retratos o escenas costumbristas...En el cénit de su fama crea en Zumaya su casa-museo “Santiago-Etxea” y en su capilla, una Ermita del Camino de Santiago por la costa vasca, instala el Greco que más le gustaba de los que había ido adquiriendo, “Visión del Apocalipsis”... que más tarde irá a parar a EEUU.


En mis visitas siempre me ha impresionado muchísimo una Dolorosa  que está en esta pequeña Ermita... para mi es completamente distinta a otras Dolorosas... La guía nos explicó que la modelo fue una mujer del pueblo que acababa de quedar viuda de un pescador y era madre de siete chiquillos...

Hacia 1919 Zuloaga decide poner taller en Madrid, primero en el Paseo de Rosales 19 y luego en la Plaza de las Vistillas (donde precisamente murió en 1945)
En la Plaza de las Vistillas está la casa donde pintó y falleció Zuloaga...Una gran oportunidad, hasta ahora desaprovechada, para que Madrid mostrara un íntimo Museo de un pintor tan universal




Zuloaga viajó mucho a Granada, a conversar en la Taberna del Polinario con sus grandes amigos, Falla, Lorca, Fernando de los Ríos... Y participó muy activamente en la celebración del 1er. festival de Cante Flamenco de Granada en el Corpus de 1922.


Su casa de Zumaia está en un rincón de paz, de arte, de naturaleza... nadie amante de la belleza deberia perdérsela... Y dentro, en lo que fue su Estudio, está su colección privada, tanto de sus propios lienzos como de piezas exquisitas que fue reuniendo como experto coleccionista a lo largo de su vida... De El Greco, de Goya, de Zurbarán, de Vicente López, de Luis Morales... y también esculturas de su gran amigo Rodin y un impresionante Cristo crucificado de su también gran amigo Julio Beovides, escultor de Zumaia.


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

2 comentarios:

Mercedes dijo...

Gracias María Rosa una vez más por estos preciosos recuerdos y textos que nos estás regalando sobre las Casas Mágicas.
Este post sobre Zuloaga es magnífico, como los demás. Un lujo.

Anónimo dijo...

Efectivamente, es un lujo acceder a tu blog. Y e agradezco, de una forma especial, tu referencia a George Borrow y su vinculación con los gitanos.

¡Magnífica la Casa Mágica, mágica como tus relatos y fotografías.
Avellaneda