martes, 31 de octubre de 2017

Las Edades del Hombre en Cuéllar, Segovia


Las "Edades del Hombre" son fruto de una idea del sacerdote José Eugenio Velicia Berzosa (Traspinedo, Valladolid, 1931-Valladolid,1997)   y del escritor abulense (1930) José Jimenez Lozano, Premio Nacional de las Letras y Premio Cervantes en 2002, que cristalizó en un convenio que se firmó entre la Iglesia de Castilla y León y la Caja de Ahorros de Salamanca. 

Se iniciaron en Valladolid en 1988-89, con la idea de presentar, dentro de los templos mas emblemáticos de la Comunidad de Castilla y León, todos los tesoros artísticos que atesoran siguiendo, en cada una de las muestras, un itinerario lleno de sentido religioso con los hitos del arte a que dieron lugar en cada momento.
Portada del Catälogo de la 1ª exposición, con el logotipo de una pinturas de la ermita de San Baudelio de Berlanga, en la provincia de Soria, uno de los mejores ejemplos de arte románico de España.
Fue tal el éxito de esta Exposición de Valladolid, «El arte en la Iglesia de Castilla y León», en su Catedral de la Asunción, y en las que a partir de 1990 se celebraron en las de Santa María de Burgos, con el tema «Libros y documentos en la Iglesia de Castilla y León»,  y  en la de Santa María de León  «La música en la Iglesia de Castilla y León» (en el 91-92), 




y en la de las  Catedrales Nueva y Vieja de Salamanca (1993-94) que, en 1995, se desplazaron a la Catedral de Nuestra Señora  en Amberes(Bélgica)... 
y en 2002 llenaron la Catedral de San Juan el Divino     Nueva York...    

Y aquí siguieron en Burgo de Osma, Palencia, Astorga, Zamora, Segovia, Ávila, Ciudad Rodrigo, Ponferrada, Soria, Medina del Campo y Median de Rioseco, Oña, Arévalo, Aranda de Duero, Ávila y Alba de Tormes, Toro ... 

Ahora se está celebrando, desde el 24 de abril, la XXII edición en Cuéllar (Segovia)... Hasta el dia 12 del próximo més de noviembre, es decir quedan 12 dias a partir de mañana 1 de noviembre.
en tres de sus emblemáticos templos:  las iglesias de San Andrés, lSan Martín y San Esteban.



San Andrés



San Andrés se construyó en 1277 y era una de las 18 parroquias con que contaba la villa a mediados del siglo XIII. Aquí se encuentra el retablo gótico que se llevó a la primera "Edad del Hombre" de Valladolid en 1988/89 

Anónimo. Siglo XIV. Grupo escultórico del Calvario. Madera policromada. Cristo, 188 x 175 x 31 cms. Cruz 312 x 197cms. Virgen 162 x 48 x 29 cms.  San Juan 163 x 42 x 25 cms. Iglesia de San Andrés (Cuéllar).Imagen tomada del Catálogo de la Exposición de 1988.
 La iglesia de San Martín, junto al castillo, fue declarada Monumento Artístico Nacional en 1931 y es toda una muestra de la arquitectura mudéjar de la villa; en ella se encuentra el Centro de Interpretación del Arte Mudéjar.



 En cuanto a la iglesia de San Esteban su origen se remonta al año 1247, y  su abside es de los más bellos del mudéjar

o https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/9/9c/Cuellar_sanesteban_lou.jpg
Foto obtenida de Wikipedia
La belleza interior de los tres templos, cuajados de obras de arte con motivo de la celebración en ellos de las Edades del Hombre ofrece perspectivas bellísimas...pero está absolutamente prohibido hacer fotos...Con lo cual habrá que hacer otra visita a Cuéllar cuando las Edades hayan finalizado para poder contemplar los interiores mudéjares en soledad... .


Además, como veremos en próximo post, Cuéllar tiene muchas cosas para conocer y rodearse de arte. 

En este blog hemos mencionado varias veces otras Edades del Hombre, e incluso le hemos dedicado entradas únicas, como la de Oña en Burgos

También visitamos la sede de la Fundación de las Edades del Hombre, en el Monasterio de Santa María de Valbuena

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

lunes, 16 de octubre de 2017

Galicia en llamas


A finales de septiembre hablaba aqui de Galicia y recordaba bellos momentos y bellos lugares... Hoy, a mediados de octubre, lo hago impactada por las imágenes de los fuegos que la abrasan por tantos sitios... y que ya han causado victimas mortales e infinito dolor y destrucción...Y lo más terrible no es que sólo sean las fuerzas desatadas de la Naturaleza las que lo están provocando, sino que la mano humana (¿?) está siendo la causante de muchos de ellos...
¿Que mentes locas o qué mentes compradas pueden ser capaces de prender la llama a sabiendas del horror que van a provocar?

Tenía preparado otro post a raiz de mi visita a la exposición que sobre Castelao ha presentado la Real Academia de San Fernando, y una reciente información sobre el Faro o Torre de Hércules en La Coruña...pero lo dejo para otro momento.

Ahora sólo cabe solidarizarse con los que sufren esta tragedia...  




viernes, 6 de octubre de 2017

Los jardines de la Alhambra y Santiago Rusiñol


En el último Babelia he leido la reseña de un libro que me ha llamado la atención, se llama:  "Pequeños paraísos. El espiritu de los jardines" de Mario Satz  que, entre otras cosas interesantes, nos dice que los jardines son espacios físicos y metáfóricos ... y nos conduce por su historia. Recorre el jardín chino y el japonés, el persa, el hindú, la memoria de los jardines colgantes de Babilonia... se recrea en las rosas, los matices del verde, el rumor del agua, el ruido de las cigarras...

Jardines del Generalife en la Alhambra

Efectivamente los jardines son algo que nos reconforta y serena, que nos alegra o nos inunda de dulce melancolía...
Muchos jardines hemos visitado a lo largo de los años en este blog, pero ahora quiero recordar unos tan maravillosos como los del Generalife de la Alhambra de Granada que tanto enamoraron, por ejemplo, a Santiago Rusiñol.

Jardines del Generalife en la Alhambra


 Polifacético y extrovertido artista catalán (nacido en  1861 en Barcelona y fallecido en Aranjuez en 1931) conoció en París en 1890 a Ignacio Zuloaga y con él  descubre la figura del Greco adquiriendo dos cuadros suyos: La Magdalena y San Pedro, que fueron llevados triunfalmente por las calles de Sitges hasta ser depositados en la casa (actual Museo "Cau Ferrat") de Rusiñol en esta villa.  


Jardines del Generalife en la Alhambra

 Después llegó a Granada, en 1895, y se enamoró de ella al contemplarla de noche, a la luz de la luna y descubrir la Alhambra bajo la lluvia ”cómo si llorara sus desventuras”. Empezó a describirla con su pluma y a pintarla con sus pinceles: “Cuando cae la tarde en el Generalife delante de la tela y de la caja de colores, no siento pasar las horas”, escribía a un amigo. No quería marcharse. Cuando no tuvo más remedio que hacerlo, volvió a escribir: “Desde que me fuí de Granada no tengo otra idea que volver a ella”. Regresaba siempre que podía.

 
Casa de Falla en Granada

   En Granada pasó ratos felicísimos en la Taberna del Polinario, como se conocía a la Taberna de Don Antonio Barrios, el entrañable y culto tabernero, padre del guitarrista y compositor Angel Barrios, situada en la calle Real, en el corazón de la Alhambra. Allí, rodeado de amigos como Falla, Zuloaga y Lorca, degustaba el sabroso jamón de las Alpujarras con el rico vinillo de la tierra, mientras las campanillas, las madreselvas y la yedra daban frescor al pequeño patio, y el rumor de la fuente (que cuando había recitales de guitarra amordazaban con una toalla) les acompañaba... La conversación, la guitarra, y la amistad, fueron la esencia de aquellas inolvidables tertulias.


Oir Noches en los Jardines de España, en la Patio de los Arrayanes de las Alhambra, en los Festivales de Música y Danza de Granada,  es una experiencia única, que no se olvida.

 Con Manuel de Falla (Cádiz 1876-1946, Alta Gracia, Argentina) le unió una especial amistad hasta el punto de que en el piano de su casa en Sitges (la citada Cau Ferrat) terminó el Maestro de componer su inmortal “Noches en los jardines de España”... La obra describe 3 jardines:

    El del Generalife (Palacio de la Alhambra)
    Danza lejana (este segundo jardín no es identificable)
    y Jardines de la Sierra de Córdoba.




Jardines del Generalife en la Alhambra

 Por eso Santiago Rusiñol, que se autotitulaba como el más flamenco catalán de todos los tiempos, fue de los primeros que respondió a su convocatoria para el Concurso de Cante Jondo en Granada en 1922 y allí llegó, con Ignacio Zuloaga en el “Rápido del Sur”, la noche del 30 de Mayo, para colaborar al triunfo de aquel memorable acontecimiento. 

 
Jardines del Generalife en la Alhambra


Cuando llegó el momento, y en el silencio de la noche granadina, sólo interrumpido por la campana de la Vela y el canto de un cuco (al que según Santiago Rusiñol, habría que haber dado un premio) sonaron las memorables guitarras de Montoya, Manuel Cuéllar y el Niño de Huelva a las que se unieron unas voces únicas, la emoción llegó a lo más profundo del alma de las cuatro mil personas allí reunidas. 




el Generalife lleno de rosas arropadas por los verdes setos y los rientes surtidores... es inolvidable.



Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons