sábado, 4 de noviembre de 2017

Cuéllar llena de sorpresas


Cuéllar es uno de los preciosos pueblos de la provincia de Segovia, declarado Conjunto Histórico-Artístico en el año 1994.



Y es un caja de sorpresas que la convierten en un lugar de los que hay que visitar con calma, a ser posible con una de las visitas guiadas que se conciertan en la bella capilla (ya desacralizada) de La Magdalena, que perteneció al Hospital fundado por el Arcediano Gómez González, nacido en Cuéllar h.1380 y ubicada en lo que fue el barrio judio de Cuéllar



La aljama llegó a ser en el siglo XV una de las más importantes de Castilla

Después de admirar su notable portada, el interior nos descubre lo que resta de su belleza


y nos permite conocer su historia en un íntimo museo.


Réplicas de las llaves medievales, todo un símbolo sefardí
 Iniciamos desde aqui una ruta guiada por el casco histórico

 Que nos lleva a contemplar los fuertes y ásperos muros de un edificio de origen románico del siglo XIII, considerado por muchos historiadores como “los restos del mejor palacio civil que se conserva en España” y que fue la casa solar de la nobiliaria familia Velázquez de Cuéllar... pero que se conoce como el Palacio del rey Pedro I (para unos apodado "El cruel"...para otros "El justiciero"...) 


 

  por haber celebrado aqui su banquete de bodas con Juana de Castro en 1354,  en sus lujosos y bien decorados salones
A principios del siglo XX y durante varias décadas, fue fábrica de achicoria, hasta la inauguración en el año 2005 como "Vivero de Empresas de Cuéllar", destinado a los jóvenes emprendedores. También ofrece una Sala de Actividades Múltiples, con fines culturales. Fue declarado Bien de Interés Cultural el 20 de julio de 1974

En la segunda planta se conservan los restos de un espléndido artesonado policromado y tallado que fue restaurado en el año 2006 a través de un convenio entre la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Cuéllar. Fotografía obtenida en Wikipedia


Pedro nació en 1334 en Burgos, y fue el único hijo del rey Alfonso XI de Castilla y de María de Portugal. Murió, asesinado por su medio hermano Enrique de Trastámara (hijo del rey con su favorita Leonor de Guzmán), en 1369 en Montiel (Ciudad Real) cuando tenía 35 años.


Esta lucha por la corona entre los hijos bastardos del rey, y el hijo legítimo, fue sangrienta y asoló a España, ya bastante asolada por la terrible peste negra que había matado a un porcentaje grandísimo de la población, incluyendo al propio rey Alfonso XI (Salamanca 1311- Gibraltar1350) mientras sitiaba Algeciras, con 39 años.

 La vida de Pedro I, como la de su padre fue corta,  convulsa en lo político...y muy complicada en lo amoroso.  En primer lugar su madre María de Portugal y su ayo, Juan Alfonso de Albuquerque, le habían prometido con una sobrina del rey de Francia, Blanca de Borbón, que llegó a Castilla en febrero de 1353... poco antes de que naciese la primera de las hijas de don Pedro con su amante y más tarde esposa, María de Padilla...con la que vivía en un precioso Palacio mudéjar en Astudillo (Palencia)

El convento de Santa Clara que fue Palacio de Pedro I está declarado Monumento Histórico Artístico desde 1931 y parte de las estancias del palacio se han acondicionado como museo. En ellas se expone una interesante colección de obras mudéjares.
El matrimonio se celebró en Valladolid, pero pasados algunos días don Pedro salió de la villa para reunirse con María de Padilla... y nunca más volvió a ver a doña Blanca, que  arrastró un triste destino de humillaciones y encierros... entre ellos, de 1355 a 1359, en el castillo de Sigüenza (Guadalajara) dónde desde hace años se celebran unas Jornadas Medievales en las que sucesos históricos protagonizados por el Rey y Doña Blanca son el eje sobre el que se desarrolla la recreación medieval.


Castillo de Sigüenza
Blanca de Borbón falleció en 1361... pero antes, en la primavera de 1354, el rey ya había conseguido que se anulara su matrimonio (los obispos de Ávila y Salamanca lo declararon nulo, en contra de la opinión del Papa) y él volvió a casarse con  doña Juana de Castro y Ponce de León en la iglesia de san Martín de Cuéllar... 
 
Iglesia de San Martín

 pero también a ella la abandonó... nada más terminar las fiestas que se celebraron en el antes citado Palacio de los Velázquez de Cuéllar... para regresar junto a María de Padilla, a la que nadie le había impuesto, y que sin duda fue el amor de su vida... 

Así que, aunque nos alejemos de la historia de Cuéllar, no podemos dejar sin terminar esta historia de Pedro I y María de Padilla... María murió, posiblemente víctima de la peste en julio de 1361, y al año siguiente, en las cortes celebradas en Sevilla, Pedro I declaró ante los nobles que su primera y única esposa había sido María de Padilla...así que el arzobispo de Toledo declaró nulos los otros dos matrimonios y las cortes la declararon reina  legitimando por tanto la descendencia de sus tres hijas. Por ello, como reina, se trasladó su cuerpo a la capilla de los Reyes de la Catedral de Sevilla, donde también está enterrado el rey.

Cuando Enrique de Trastamara mató a Pedro I en Montiel en 1369, se convirtió en el nuevo rey, como Enrique II, y puso punto final a la dinastía de Borgoña que había reinado durante más de dos siglos e  inició la de los Trastamara a la que perteneció Isabel la Católica... Pero no se logró la legitimidad dinástica hasta que una nieta de Pedro I y María de Padilla, Catalina, se casó con un nieto de Enrique II, Enrique III... Y ambos recibieron por primera vez el título de Príncipes de Asturias como herederos de la Corona ....



Seguimos nuestro evocador e histórico paseo y llegamos a la Plaza Mayor


Iglesia de San Miguel
 
Un típico rincón de la Plaza


El Ayuntamiento

El  patio interior del ayuntamiento de estilo gótico-renacentista dedicado a Isabel la Católica 


  En el post anterior ya hemos visto el exterior de las tres iglesias mudéjares, la de San Andrés, San Esteban y San Martín, que actualmente cobijan las Edades del Hombre, por lo que no está permitido hacer fotografías en su interior...

Castillo de Cuéllar.  Monumento Artístico Nacional en 1931.

 

 Este edificio aparece documentado ya desde 1306  pero se conoce como el castillo de los Duques de Alburquerque, ya que don Beltrán de la Cueva, primer Duque de Alburquerque, fue nombrado señor de Cuéllar por Enrique IV en 1464.




El castillo ha sufrido múltiples transformaciones con el paso con el tiempo, pues de tener una finalidad defensiva se convirtió en sofisticada residencia palaciega, para lo cual, se recurrió a arquitectos de la talla de Juan Guas, Hanequin de Bruselas, Juan de Álava o los Gil de Hontañón.




 En la fachada sur se levanta una bella galería renacentista, y todo ello sin duda inspiró a José de Espronceda,  desterrado en Cuéllar en 1833, para escribir su novela romántica “Sancho Saldaña o el castellano de Cuéllar”.

 

Después de la guerra civil fue primero prisión política, y después sanatorio para enfermos tuberculosos. 



En la actualidad, los Duques han cedido su uso al Ministerio de Educación y Cultura, que ha instalado el centro de Enseñanza Secundaria “Duque de Alburquerque”.



La visita al castillo se complementa recorriendo el adarve de su extensa muralla






Y aún quedan más cosas por conocer en Cuéllar...asi que habrá que volver...

 





Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons